GEOGRAFIA BIBLICA

DECAPOLIS

En la época de la dominación romana, no se trata de un territorio preciso (Deca = 10; polis = ciudades). Se trata de un territorio, bajo la jurisdicción del Gobernador de Siria, que toma su denominación de la agrupación administrativa de 10 ciudades. Se encuentra al sureste del Mar de Galilea, limitando con Perea, el propio mar, Galilea y Samaría al Oeste, Iturea al Norte y Nabatea al Sur. Estamos ante un territorio desértico e inhóspito. Hoy pertenece a Jordania y Siria. Entre esas diez ciudades, nos encontraríamos: Gérgesa, Gadara y Gérasa.

SIGNIFICADO Y  LA HISTORIA

Decca: diez, y Polis: ciudad. No era un territorio preciso, por consiguiente no debe considerarse como una Jurisdicción Política. En el sentido más limitado de la palabra se refiere a diez ciudades griegas bajo la protección del Gobernador de Siria.

La Marcha del Cristianismo al Occidente.

Sinopsis breve de los viajes de Pedro y Pablo.

Viajes de Felipe y de Pedro.

Estos viajes se iniciaron producto a la tempestad de persecución que se desencadenó sobre la Iglesia después de la muerte de Esteban.

Primeramente Felipe se dirigió a Samaria, donde tuvo un notable éxito entre los Samaritanos. Ellos sirvieron de puente entre los Judíos "Legítimos" y los gentiles, pues al admitir a los creyentes de esa raza mixta en el seno de la Iglesia, la puerta estaba abierta para dar la bienvenida a los paganos.

De Samaria el Espíritu impulsó a Felipe a un punto solitario entre Jerusalén y Gaza donde tuvo el memorable encuentro con el Etíope.

Después fue arrebatado por el Espíritu hacia Azoto, desde este lugar se fue a predicar el Evangelio en muchas de las ciudades de la llanura Marítima. Hasta llegar a Cesarea.

El Apóstol Pedro comenzó su obra en Lidia, donde curó al paralítico y realizó una obra misionera de gran valor para la Iglesia.

De ese lugar se encaminó a Jope, pues fue llamado urgentemente con motivo del fallecimiento de Dorcas y una vez más el poder del Señor se manifestó a través de él pues logro resucitarla.

También recibió en esta ciudad la visión celestial donde el Señor le comunicó el propósito de formar un nuevo pueblo compuesto de gentiles y judíos que disfrutasen igualmente de la plenitud de la salvación. Por último se dirige a Cesarea para cumplir con el mandato del Señor.

Viajes Misioneros de Pablo.

Primer viaje: Asia Menor vía Chipre.

La Iglesia de Antioquía separó a Pablo y a Bernabé para un nuevo ministerio, acompañados de Juan, salieron al primer viaje misional (47-48 D.C.) del puerto de Seleucia hacia Chipre, donde ya se había fundado la Iglesia. Luego navegaron a Perge de Panfilia y de allí Juan regresó a Jerusalén. Haciendo una gran gira por Galacia al sur, establecieron Iglesias en Antioquía de Pisidia, Iconio, Listra y Derbe. Regresaron por las ciudades de Asia y volvieron a Antioquía de Siria donde informaron a la Iglesia. Su estrategia durante esta misión en Asia fue predicar primero en las Sinagogas de cada ciudad, y cuando era necesario salían a predicar entre los gentiles. Así se añadían a la Iglesia muchos miembros más

Algunos piensan que Pablo escribió Gálatas en este tiempo

Segundo viaje: Europa vía Asia Menor. (49-51 D.C)

El segundo viaje lo emprendió con el objeto de confirmar las Iglesias que habían establecido en el viaje anterior. En esta ocasión se hizo acompañar de Silas, cuando llegaron a Listra invitaron a Timoteo a unirse a ellos. Después de predicar en Frigia y Galacia del norte. llegaron a Troas, donde Pablo tuvo la visión del varón Macedonio y donde se les juntó Lucas el médico. Atravesaron Macedonia y fundaron Iglesias en Filipos, Tesalónica, Berea, Atenas y Corinto. Desde Corinto Pablo escribió, 1 y 2 e Tesalonicenses a la joven Iglesia donde había tenido un breve pero eficaz ministerio hacía pocos meses.

Después de un año y medio en Corinto, regresó a Antioquía de Siria pasando por Éfeso y Cesarea.

Tercer viaje: Éfeso y Macedonia.

A pesar de las Iglesias que fundó, de los convertidos que congregó, de los milagros que obró y de las innumerables pruebas que soportó, Pablo no estaba dispuesto a dormir sobre sus laureles, y emprendió su tenaz viaje.

Comenzó volviendo a las regiones de Galacia y Frigia, donde confirmó a los discípulos y los instruyó respecto de la ofrenda.

Este tercer viaje misional (53-58 D.C.) tiene especial interés por el prolongado ministerio del Apóstol en Éfeso: "Todos lo que habitan en Asia, Judíos y Griegos, oyeron la palabra del Señor Jesús..." Hech. 19:10.

Seguramente el alcance del ministerio de Pablo se extendió a través de los que se convirtieron en este importante centro comercial y cultural de la provincia de Asia.

Algunos creen que en esta ocasión escribió Filipénses y tal vez otras epístolas como las de Corintios y Romanos entre otras.

Viaje a Roma.

En Jerusalén Pablo fue apresado por los Judíos quienes estaban celosos por el ministerio que el gran Apóstol había realizado entre los gentiles (58 D.C.), de allí fue trasladado a Cesarea donde presentó su defensa ante el Gobernador Félix, ante su sucesor Festo y ante el rey Agripa. Al fin apeló al Emperador Romano. (58-60 D.C.)

Después de un viaje azaroso en el cual naufragó la nave en que viajaban, llegó a Melita donde los habitantes del lugar consideraban que era un "dios" por cuanto había escapado al veneno de una víbora. Por último llegó a la capital del Imperio y permaneció prisionero durante dos años en una casa alquilada. Durante esta reclusión recibió visitas, pudiendo así continuar su ministerio, en este lapso es probable que escribiera Efesios, Colosenses, Filemón y Filipenses. Hay una opinión de que Pablo fue puesto en libertad y realizó visitas a otras ciudades como Colosa, Filipos, Nicópolis, Mileto, Creta, Troas, Éfeso. Finalmente fue nuevamente apresado por Nerón y decapitado. (67 D.C.)

Ciudades importantes en los viajes de Pablo.

1. Región de Galacia.

El antiguo reino ético de Galacia es ubicado al norte de la gran meseta interior de Asia Menor. Pablo en su primer viaje misionero pasó por este lugar donde fundó iglesias en algunas ciudades como Antioquía de Pisidia (en el corazón de Asia Menor) esta ciudad dominaba las rutas comerciales entre Éfeso y el Oriente. Como cede del procónsul romano gozaba de muchos privilegios y era una ciudad de mucha importancia en la época de las visitas de Pablo y Bernabé. Es por eso que el apóstol elige la región de Galacia como punto estratégico de su predicación, porque así lograba conexión con muchos pueblos donde pensaba establecer iglesias.

2. Atenas.

Ciudad capital de Ática en Grecia situada en el golfo Sarónico a 74 Km. de Corinto. Atenas era famosa por su devoción a los dioses y allí había abundancia de templos, estatuas y altares. Cuna de grandes filósofos como Platón, Aristóteles. De las tres grandes ciudades universitarias: Atenas, Tarso y Alejandría, Atenas era la más famosa. Filón el alejandrino dijo que los atenienses eran mentalmente los más penetrantes de todos los griegos.

En tiempos de Pablo era conocido el deseo que tenían los ateniences de oir novedades, pero los pensadores se dividían en dos escuelas de filosofía muy importantes: Estóicos y Epicúreos. Por su énfasis en la razón como la ley suprema de la vida y su enseñanza del panteísmo, el estoicismo, etc, no tenían mucho en común con la doctrina de Pablo.

Cuando Pablo presentó su mensaje en medio del Areópago tuvo muy escaso éxito, no obstante cumplió con un deber que para él era más importante que la vida misma. A Pablo sólo le importaba una cosa, y esta era que todos oyeran el mensaje da la cruz.

3. Antioquía de Siria.

Ciudad situada sobre el río Orontes a 26 Km. del Mediterráneo. Tenía una situación geográfica ideal. Llegó a ser la tercera ciudad de todo el Imperio, Roma era la primera y Alejandría la segunda. Casas lujosas adornaban su calle principal (6 Km.) y los emperadores acostumbraban a contribuir a su belleza general. Aunque Antioquía tuvo fama de ciudad pagana, ocupó también un lugar prominente en la historia del cristianismo.

Antioquía recibió en impacto del mensaje evangélico poco después del martirio de Esteban y fue allí donde por primera vez se predicó el evangelio a los paganos, y los creyentes fueron llamados cristianos. Fue un centro muy importante de operaciones misioneras de Pablo ya que sus características económicas y geográficas permitían el desarrollo mundial del cristianismo.

Ciudades Importantes. (Continuación) Divisiones del tiempo.

4. Corinto.

Ciudad capital de la provincia romana de Acaya, en el territorio de Grecia.

Cuando Pablo llevó el evangelio allá en el año 51 D.C. encontró una ciudad relativamente joven y sin manchas de las arraigados tradiciones socio-culturales que poseían a otras ciudades. Por tanto, los Corintos estaban más dispuestos a recibir nuevas ideas. Más siendo ciudad porteña, visitada continuamente por innumerables marinos que se encontraban lejos de sus hogares, Corinto llegó a ser un centro de inmoralidad a tal grado que la palabra "corintizar" era sinónimo de fornicar.

La inmoralidad predominaba hasta en la religión. En el templo de Afrodita, la diosa del amor, se mantenían mil sacerdotisas que practicaban la prostitución sagrada. La iglesia de Corinto llegó a ser una de las principales fundadas por Pablo, pero éste no dejó de censurarles ya que la influencia maligna de la depravada ciudad quería penetrar en la iglesia cristiana.

5. Éfeso.

Ciudad del occidente de Asia Menor, y centro importante en la historia de la iglesia primitiva. Estaba situada entre Mileto y Esmirna Según hechos Pablo visitó Éfeso en dos ocasiones hacia fin de su segundo viaje misionero, cuando iba con prisa hacia Jerusalén Éfeso era el centro administrativo y religioso de la provincia romana de Asia. El templo de Diana, es considerado una de las siete maravillas del mundo. Fueron impresionantes la superstición y el ocultismo que florecían a la sombra del culto a esta diosa, cuyas características eran semejantes a las de la diosa oriental de la fertilidad.

Producto del trabajo misionero de Pablo, y otros más, se convirtieron tantas personas a Cristo, que los fabricantes de ídolos vieron en peligro su negocio, y provocaron el tremendo alboroto relatado en el libro de los Hechos.