Doctrinas Bautistas - El Espíritu Santo

 

 

Texto para memorizar: Juan 3:6

Introducción: En las lecciones acerca de la Trinidad, aprendimos que el Espíritu Santo es la tercera persona de la Trinidad, y que es igual en sustancia y naturaleza con el Padre y con el Hijo, el Señor Jesucristo. También vimos que tiene los atributos o cualidades como Dios. ¡El Espíritu Santo es Dios! En esta lección vamos a pensar principalmente en su persona y algo de su obra.

I. El Espíritu Santo es Dios--Queremos reafirmar que el Espíritu Santo es divino. Vamos a ver un ejemplo: Hechos 5:3-4. En el versículo 3 dice: "... mintieses al Espíritu Santo". En el versículo 4 dice: "No has mentido a los hombres sino a Dios". El Espíritu Santo y Dios son la misma persona.

II. El Espíritu Santo tiene personalidad--Algunos enseñan que el Espíritu Santo es la fuerza o influencia impersonal de Dios manifestado en el mundo. Entonces sería una cosa y no una persona. Cualquier enseñanza que niega que el Espíritu Santo es una persona es falsa.

A. Los nombres dados al Espíritu Santo implican que es una persona: Juan 14:16 y 16:7 nos dicen que es llamado el Consolador. Como Consolador toma el lugar de Cristo--una influencia no puede hacer esto.

B. El Espíritu Santo muestra que es una persona por su asociación con otros individuos.

1. Mateo 28:19. Los dos primeros nombres son de personas, también el tercero.

2. II Corintios 13:14 ¿Cómo tener comunión con una influencia?

3. Hechos 15:28. Se identifica como una persona igual como los creyentes.

C. El Espíritu Santo tiene características personales:

1. Tiene inteligencia: 1a Corintios 2:10-11. Piensa, determina y tiene propósitos.

2. Tiene voluntad: 1a Corintios 12:8-11. Él dio a los cristianos primitivos los dones según su voluntad ("como Él quiere"--versículo 11).

3. Tiene emociones:

a) Ama: Romanos 15:30;

b) Se entristece: Efesios 4:30;

c) Puede ser insultado: Hebreos 10:29;

d) Puede ser ofendido: Mateo 12:31-32.

D. El Espíritu Santo es capaz de acciones como una persona:

1. Habla: Apocalipsis 2:7

2. Intercede: Romanos 8:26

3. Enseña Juan 14:26

4. Guía: Romanos 8:14 y Hechos 16:6-7

5. Llama a los obreros: Hechos 13:2

III. La obra del Espíritu Santo:

A. Entre los perdidos:

1. Contiende con ellos. Génesis 16:6-7; 6:3-6.

2. Testifica de Cristo a ellos por medio de testigos. Hechos 5:32

3. Convence al mundo de pecado, justicia, y juicio. Juan 16:8-11.

B. Entre los creyentes: No hay esperanza de salvación aparte de la obra del Espíritu Santo. Las personas que llegan a creer en Cristo, nacen de nuevo. Es un nacimiento espiritual porque es la obra del Espíritu Santo. Juan 3:5-7 y Tito 3:5.

Conclusión: El Espíritu Santo es una persona divina. Sin Él no hay salvación. ¿Ha nacido del Espíritu? Juan 3:6.

Doctrinas Bautistas: El Espíritu Santo (2)

 

Texto para memorizar: Efesios 5:18

Introducción: Ya vimos que para ser salvo, la persona tiene que nacer de nuevo. El nacimiento nuevo es la obra del Espíritu Santo (Juan 3:5-7). También es llamado la regeneración. Seguiremos estudiando la obra del Espíritu Santo en la vida de los creyentes.

I. El Espíritu Santo habita en los salvos

A. Los creyentes en Cristo ahora tienen un privilegio que ni los grandes profetas del tiempo del Antiguo Testamento tuvieron. Es el de tener el Espíritu Santo morando en ellos todo el tiempo (Juan 14:17). "...y estará en vosotros", es una promesa para cada creyente de esta edad.

B. Romanos 8:9 y 1a Corintios 6:19-20.

II. El Espíritu Santo sella a los salvos

A. Efesios 1:13-14; 4:30. Pertenecemos a Dios. Nadie puede romper el sello del Espíritu.

B. Es el Espíritu que nos da la seguridad de nuestra salvación (Romanos 8:16). ¿Tiene usted esta confianza, esta seguridad en su corazón?

III. Cada persona salva debe ser llena del Espíritu Santo

A. Hay una diferencia entre poseer el Espíritu y ser lleno del Espíritu. El poseer el Espíritu es el privilegio de cada creyente. El ser lleno del Espíritu es el deber de cada creyente. (Efesios 5:18). "Sed llenos" quiere decir ser controlados por el Espíritu Santo (igual que el borracho es controlado por el vino).

B. El cristiano puede contristar al Espíritu Santo por el pecado (Efesios 4:30). Puede apagar su obra en su vida por resistirle (1a Tesalonicenses 5:19). Hay que apartarse del pecado y rendirse a Él para ser controlado por Él. Solamente así podemos tener el poder de servir al Señor.

C. No se trata del bautismo del Espíritu Santo, el cual vino una vez para siempre en Pentecostés.

IV. El Espíritu Santo guía a los salvos.

A. Solamente los verdaderos cristianos tienen este privilegio (Romanos 8:14).

B. El Espíritu quiere guiar en todos los detalles de la vida. Si no se sabe que hacer, "andad en el Espíritu" y Él le guiara. (Gálatas 5:16-17).

V. El Espíritu Santo enseña a los salvos

Juan 16:13-14 y I de Juan 2:27. Aún cuando tenemos maestros y predicadores, no se puede aprender nada de la Biblia sin el Divino Maestro, el Espíritu Santo.

VI. El Espíritu Santo ofrece a Dios las oraciones de los salvos (Romanos 8:26-27; Judas 20).

VII. El Espíritu Santo produce fruto en la vida del cristiano que honra a Dios (Gálatas 5:22-23). ¡Qué contraste con las obras de la carne! (Gálatas 5:19-21).

Conclusión: Cada persona que es salva debe buscar ser lleno (controlado) por el Espíritu Santo (Efesios 5:18). Cada persona que no es salvo debe recibir a Cristo para nacer del Espíritu (Juan 3:6).