El Que Busca a Dios

San Mateo 7:7

". . . todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá."

El Evangelio de Dios no viene siendo un mensaje de que tan fácil es la entrada al Cielo. Sencillo, sí lo es, pero fácil no. Si fuera tan fácil el ser salvo la mayoría de la gente serían salvos. Pero vemos que el mundo anda en maldad y cada día se pone peor.

Según Cristo, la puerta es estrecha y el camino angosto que lleva a la vida, y pocos son los que entran por allí. No quiero ser uno que engaña la gente por un concepto de la salvación que les da una esperanza falsa.

El problema es el pecado y la Biblia nos dice que los que practican el pecado no van a ir al Cielo: 1 Corintios 6:9-10 dice así:

¿No sabéis que los injustos no poseerán el reino de Dios? No erréis, que ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, Ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los robadores, heredarán el reino de Dios.

El que practica el pecado, es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo. Cualquiera que es nacido de Dios, no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios. En esto se manifiestan los hijos de Dios, y los hijos del diablo: todo aquel que no hace justicia, y que no ama a su hermano, no es de Dios. 1 Juan 3:8 -10

Muchas personas dicen: "Pues, no voy a la iglesia, porque conozco muchos que dicen que son hermanos y andan peor que yo." Pero leemos en la Biblia que sus vidas nos dicen la verdad y no sus palabras. En realidad, los que practican el pecado no son hermanos, sino hipócritas. Resulta que las personas que se esconden por los hipócritas van a caer en el mismo Infierno con ellos.

Cada persona tiene que enfrentarse con su pecado contra Dios. Antes de que puedas llegar a la salvación de tu alma, tienes que darte cuenta de lo malo que has hecho contra tu Creador, quien ha sido tan misericordioso hacia ti. Te ha dado la vida, la comida, el respiro, y cada latido del corazón desde el día que naciste. Y tú . . ., ¿qué has hecho para Dios? Si nunca has rendido tu vida a Cristo estás todavía bajo la condenación y:

Dios dio Su ley y no le has hecho caso. ¡Has quebrado la ley de Dios, el Todopoderoso! De seguro, tienes miedo a quebrar las leyes de los hombres. Pero, a poco ¿no tienes miedo a quebrar la ley de Dios? Ser un criminal ante la ley de los hombres es algo que lleva vergüenza, miedo, aprehensión, y un gran deseo para la misericordia del juez quien te va a juzgar. Pero todo hombre que vive es un criminal ante Dios, quien es el Juez más grande y poderoso del universo. La Biblia nos dice que cada uno de nosotros vamos a dar cuenta ante Dios de lo que hemos hecho: De manera que, cada uno de nosotros dará á Dios razón de sí. Romanos 14:12

¿Qué defensa vamos a tener en aquel día? ¿Quién va a ser nuestro abogado? La verdad es que cada persona que no se arrepiente y se rinde a Dios, pero sigue en su pecado, va a quedar solo ante Dios sin esperanza ninguna. Dios lo va a juzgar culpable de ser un criminal contra el Rey de los Cielos. Pronunciará el castigo: que lo lanzan al lago de fuego para siempre. El castigo va a ser justo porque:

He aquí que todas las almas son mías; como el alma del padre, así el alma del hijo es mía; el alma que pecare, esa morirá. -- Ezekiel 18:4

Hay muchos profetas falsos en el día de hoy que han cambiado la gracia de Dios en libertinaje. Han hecho la puerta muy ancha y el camino muy espacioso que lleguen al Cielo. Su mensaje es que no hay nada más que creer que Dios dio a su Hijo por el pecado del mundo. Pero si esto es todo lo que el hombre tiene que hacer para ser salvo Cristo engañó mucha gente. Porque varias veces en la Biblia llegaron personas sinceras con El, y creyendo y confesando que El era el hijo de Dios, pero por no negarse a si mismo y no dejar su vida para seguir a Cristo, se fueron sin ser salvos. Los profetas falsos de hoy no dicen nada acerca del arrepentimiento. Su mensaje es que lo normal es que el hombre sigue pecando después de ser salvo. Están en contra de la Biblia, porque la Biblia dice que los hijos de Dios no "practican el pecado." Dicen ellos que vamos a pecar todos los días y que uno no puede evitarlo. Esto no es el evangelio que viene en la Biblia.

La vida cristiana es una vida de victoria sobre el pecado y la tentación.

"De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es: las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas." - 2 Corintios 5:17 así

"Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo: y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe." (1 Juan 5:4)

Sí, es posible que pecan, pero ahora no practican el pecado. (1 Juan 3:8,9; 1 Juan 5:18)

Sí, hay tentaciones, pero ahora tienen poder para resistir. (1 Corintios 10:13)

Cristo vino a quitar nuestros pecados, no a dejarnos bajo el poder de ellos. (1 Juan 3:5)

Entonces vemos la gran diferencia entre los hijos de Dios y los hijos del Diablo. Todos piensan ser hijos de Dios, pero él que practica el pecado no lo es. Puedes tener la vida eterna y el poder para vencer el pecado si vienes a Dios arrepintiéndote de tu pecado y comprometiéndote a vivir para Dios.

Te invitamos a asistir a reuniones donde enseñamos la Biblia y las Verdades de Dios.

"Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios." Romanos 10:17

Hay que buscar a Dios, como David el Rey de Israel dijo a su hijo Salmón:

"Si tú le buscares, lo hallarás; mas si lo dejares, él te desechará para siempre." - 1 Crónicas 28:9

"Buscad a Jehová y vivid . . ." Amos 5:6

Regresar